Guerra entre disidencias estaría tras la violencia en frontera con Venezuela

Ejecuciones de campesinos, detenciones arbitrarias, procesamiento de civiles ante tribunales militares, y torturas contra residentes son algunos hechos que la ONG internacional Human Rights Watch (HRW) denunció de lo ocurrido en la población de Apure, en la frontera entre Colombia y Venezuela, y que serán perpetrados por fuerzas militares del gobierno de Nicolás Maduro.

“Las atrocidades cometidas contra residentes de Apure no son incidentes aislados por agentes insubordinados, sino que son consistentes con los abusos sistemáticos de las fuerzas de seguridad de Maduro”, señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

Además mencionó que “las investigaciones internacionales de estos crímenes son fundamentales ante el volumen creciente de evidencias que implican a los agentes que han cometido abusos, así como a los comandantes y altos funcionarios que podrían saber lo que ocurría durante estos operativos”.

La situación de violencia, que se inició desde el 21 de marzo por enfrentamientos entre el Frente Décimo Martín Villa de las disidencias de las FARC y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) dejó al menos a 5860 desplazadas que tuvieron que moverse a territorio colombiano y se refugiaron en el municipio de Arauquita, en Arauca, una población de apenas 50.000 personas.

El director general de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa Palacios, en su participación la semana pasada en el foro virtual Visibles por Arauca, indicó que se levantaron albergues en ese punto y se tiene un estimado de que hay 4000 personas con nacionalidad venezolana, 1300 colombianos y 400 que ostentan la doble nacionalidad.

Las autoridades colombianas también han reportado la llegada de desplazados también al municipio de Saravena.

Además, entre 300 y 400 personas se han desplazado forzosamente dentro de Venezuela.

Autoridades venezolanas, victimarios

Según un informe HRW realizado en la zona de frontera, habitantes de Apure y Arauca señalaron a las fuerzas de seguridad de Venezuela como responsables de los abusos incluyen a la FANB, a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS).

Los entrevistados por la ONG dijeron, bajo la condición de la protección de su identidad, que soldados y agentes de las fuerzas de seguridad irrumpieron en viviendas de familias de la localidad de La Victoria y en las zonas rurales de El Ripial, Los Arenales, La Capilla y La Osa.

Según los testimonios, los agentes no mostraron una orden de allanamiento y sacaron a los campesinos por la fuerza de sus hogares sin órdenes judiciales para detenerlos.

Sin embargo, los agentes ordenaron a los detenidos cubrirse la cabeza con sus camisetas y los golpearon, los arrojaron al suelo y amenazaron con matarlos, según las denuncias.

Otra denuncia dice que el 25 de marzo, las FAES se llevaron a cuatro miembros de una familia de su vivienda en La Victoria, como lo contó un familiar. Sus cuerpos los encontraron a un kilómetro y medio, en El Ripial, con cortes, heridas de bala y presuntas lesiones óseas.

Disidencias divididas

Aunque no hay una narrativa oficial que lo confirme, la confrontación entre miembros del Frente Décimo de las disidencias de las FARC y militares de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela tendrían su origen en divisiones entre el grupo guerrillero.

El 21 de marzo pasado la FANB, bombardearon un campamento de Jorge Eliécer Jiménez, alias ‘Arturo’ , que responde al comandante del jefe de Frente Décimo alias Ferley.

De acuerdo con testimonios de periodistas y habitantes de la frontera, ese ataque habría buscado abrir camino a ‘Iván Márquez’.

Un video que se conoció el domingo de la semana pasada y en el que se ve hablando a alias Jonnier, tercer cabecilla de las disidencias de ‘Gentil Duarte’, explicaría que los combates se dan porque su grupo estaría enfrentado a miembros de la llamada Nueva Marquetalia, liderada por ‘Iván Márquez y ‘Jesús Santrich’. Estos últimos estarían aliados con las autoridades venezolanas.

Es decir, según versiones de ‘Jonnier’, la FANB bombardeó a ‘Arturo’ para garantizar que La Nueva Marquetalia controle ese punto de la frontera para que se haga al  control de rutas del narcotráfico de Colombia hacia Venezuela y Brasil y se quede con las presuntas alianzas que existen con autoridades y grupos ilegales del vecino país, como el llamado ‘Cartel de los Soles’, de que se le acusa al segundo del chavismo, Diosdado Cabello, de ser su líder.

“Queremos clarificar que estos señores financian a unos pocos oficiales del Gobierno venezolano para que hagan el trabajo sucio, que faciliten sus intereses, sus apetitos personales y de una forma desleal se orquestaron las operaciones que desde el 21 de marzo se despliegan contra el frente 10”, dijo Jonnier, refiéndose a ‘Márquez’ y ‘Santrich’.

Actualmente, las disidencias de Gentil Duerte tienen en sus filas a cerca de 4300 hombres, con al menos 2000 en armas y el resto en redes de apoyo y su mayor influencia está en los los departamentos del Cauca, Nariño y Arauca.

Lea también: Alcalde Jorge Iván Ospina ofrece día cívico en Cali para aplazar marchas del 28 de abril

Síguenos en nuestras redes sociales:

¡Suscríbete GRATIS para recibir nuestro diario vespertino todos los días en tu WhatsApp!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *