Se acaban quemas de caña cerca a las zonas urbanas

La CVC, y Asocaña acordaron una importante reducción de las quemas controladas de caña en las áreas próximas a los municipios del Valle del Cauca, con el fin de reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente.

Actualmente, de 173.919 hectáreas sembradas en caña de azúcar en el Valle del Cauca, el 78% se encuentra permitida para adelantar quemas controladas con fines de cosecha. Con las nuevas disposiciones, se permitirá esta práctica en tan sólo un 32 % del área.

De igual manera, las quemas programadas estarán autorizadas desde las 9:00 a.m. hasta las 9 de la noche. Es decir, cuatro horas menos respecto del horario inicialmente establecido, con lo cual se busca prevenir la afectación en los centros poblados, específicamente en horarios nocturnos, cuando las personas ya están descansando en sus hogares.

El área prohibida para las quemas controladas de caña de azúcar pasa de 1.000 a 1.500 metros alrededor del perímetro urbano de los municipios, incluyendo las áreas de expansión urbanas determinadas por los respectivos planes de ordenamiento territorial (POT, EOT, PBOT).

Esta norma aplica para todos los municipios del Valle del Cauca. Para el caso de Cali, la prohibición se extiende a toda el área rural, de donde desaparecen 490 hectáreas de la zona sur de la ciudad que estaban permitidas en el anterior permiso.

De la misma forma, la CVC recordó que en febrero de 2017 la Laguna de Sonso y 24 humedales fueron declarados ‘Sitio Ramsar’ de importancia internacional, teniendo en cuenta que, dentro de la zona de uso sostenible del sitio, hay 913 hectáreas cultivadas con caña de azúcar, en ellas quedarán prohibidas las quemas controladas.

Los predios donde se presenten incendios o eventos no programados, y que ocurran en forma recurrente, además de hacerse acreedores a procedimientos administrativos, imposición de medidas y sanciones, podrán ser suspendidos y excluidos del permiso colectivo para quemas controladas, En todo caso, se implementará un plan de educación ambiental para prevenir estos eventos, de acuerdo con un diagnóstico construido con la CVC.

En un término de dos meses, se ajustará la cartografía del área sembrada en caña de azúcar en el departamento, de manera que la autoridad ambiental, pueda realizar un control más preciso.

“Este es un gran paso del sector agroindustrial de la caña, que muestra su voluntad de tener un proceso productivo más sostenible, en torno a una práctica que ha estado vigente desde
1995 por disposición del Gobierno Nacional y que las autoridades ambientales regionales reglamentamos buscando el menor impacto posible”, explicó Marco Antonio Suárez Gutiérrez, director general de la CVC.

Por su parte, la presidenta de Asocaña, Claudia Calero, indicó que “los ingenios reiteran su compromiso con el cuidado del medio ambiente, y con el mejoramiento continuo de sus procesos, para lo cual han unido esfuerzos que permitirán alcanzar una cosecha en verde de cerca del 70%.

Para ello, la agroindustria realizará inversiones importantes y adoptará sistemas innovadores dentro de sus procesos agroindustriales”, afirmó Claudia Calero, presidente de Asocaña.

Agregó que “queremos ser enfáticos que estas nuevas medidas, no afectan la sostenibilidad del empleo de los corteros de caña de azúcar, los cuales se constituyen en una de nuestras principales fuerzas laborales de la producción sucroalcoholera.

Celebramos ser los primeros en Colombia, que, en alianza con la autoridad ambiental, trabajarán en un propósito tan loable como es la recuperación de la franja forestal protectora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *