La ilegalidad triplica al transporte formal en Cali

La capital vallecaucana, modelo y ejemplo a nivel nacional en muchas áreas de vida social, cultural y deportiva, ahora se ve como “el paraíso de la ilegalidad”, título obtenido por el desorden y caos en la movilidad urbana, en la que el servicio pirata le está ganando al formal, ya que tiene más vehículos circulando y quedándose con buena parte de la torta del servicio público de transporte de los caleños.

Miles de carros particulares, motos y buses se desplazan cada día por la Avenida Simón Bolívar, la Autopista Sur, la Avenida de los Cerros, las vías de Aguablanca y casi todos los corredores viales
de la ciudad, buscando y moviendo pasajeros que el sistema formal de transporte masivo, MIO, no logra movilizar.

De manera insólita, en la ilegalidad e informalidad también aparecieron 173 carretillas haladas por caballos, un tipo de transporte que se creía eliminado tras la entrega de vehículos sustitutivos a los
carretilleros, y cuyos nuevos propietarios se han levantado en protesta, bloqueando vías y pidiendo una solución por parte de la alcaldía.

A ellos se suman mototaxistas, bicitaxistas y gualas que trabajan en la periferia y el centro de la ciudad, así haya o no servicio del MIO en esas zonas.

A esto se suma el trabajo ilegal que realizan buses intermunicipales que viajan a Palmira, Yumbo, Candelaria y Jamundí, los cuales también prestar un servicio urbano no autorizado por corredores de la ciudad, en su entrada y salida de la terminal de transportes.

De acuerdo con cifras de la Federación Nacional de Taxistas, Cali ocupa el segundo lugar en oferta de transporte informal en el país, después de Medellín.

Hasta el año pasado, según la entidad, en esta capital circulaban 4500 vehículos prestando transporte informal, 9500 vehículos con plataformas tecnológicas, 6800 motos prestando servicio no autorizado y 800 bicitaxis, Sin embargo, se estima que de un año otro, estas cifras de transporte pirata en Cali se han disparado significativamente, sobre todo en los mototaxistas.

Estos modos de transporte pueden estar movilizando la mitad de los pasajeros que se mueven cada día en la ciudad y que superan el millón, con el agravante de que no solo afectan el transporte formal de taxis y del MIO que hoy está moviendo solo 170.000 pasajeros, sino que no tienen los seguros necesarios contra todo riesgo y responsabilidad civil extracontractual para responder en caso de accidentes.

El gremio de taxistas de ciudad responsabilizó al gobierno de Cali del desorden y el caos en el servicio de transporte urbano por la permisividad de la ilegalidad y piratería que viene usurpando a aquellos vehículos que cumplen estrictamente las normas estipuladas por el Ministerio de Transporte y el pago de impuestos y seguros que cubren a los usuarios.

El presidente de la organización de taxistas la ‘Mancha amarilla’ Jhonny Rangel, dijo que actualmente la ciudad tiene 16.485 taxis de servicio público, cuyos propietarios y conductores se
afectan de manera directa por el transporte de carros particulares, con un mínimo control por parte de las autoridades de tránsito.

Reveló que el transporte informal o pirata ha tenido un vertiginoso crecimiento y se calcula que se ha triplicado en el número de carros particulares a los taxis prestando este servicio de manera
ilegal, con pistas y terminales en diferentes sitios de la ciudad, plenamente identificadas por los guardas de tránsito y la policía.

Toda una mafia

El problema, según lo han detectado las propias autoridades, es que hay organizaciones empresariales ilegales a manera de cooperativas que operan como verdaderas mafias, que manejan una determinada cantidad de vehículos piratas en rutas específicas, los coordinan a través de radios o celulares para controlar despachos y desplazamientos, con personal en las vías que los supervisa y
les alerta sobre la presencia de operativos o agentes de tránsito.

Como en cualquier empresa de transporte formal, los carros piratas pagan cuotas de administración a estas organizaciones, que se han apropiado de rutas rentables, sobre todo en el oriente de la ciudad, a lo largo de la Avenida Ciudad de Cali, la Simón Bolívar, y la Autopista
Sur y Nororiental, principalmente.

“Hoy estamos enfrentados a una situación de caos total por el desplazamiento del transporte formal como es el de taxistas, porque además se han incrementado las amenazas y agresiones por parte de quienes prestan el servicio de transporte ilegalmente desde las pistas y terminales ocupando los espacios, hay una mafia entre los despachadores que son los que no dejan a los taxistas recoger
pasajeros en esos lugares”, expresó Jhonny Rangel.

Agregó que entre las pistas y terminales están: Carrera 6ª. con calle 11, carrea 10 con calle 13, carrera 10 con calle 10, clínicas y hospitales, centros comerciales, Terminal de Transportes, Chipichape, CAM, Plazoleta Jairo Varela donde antes quedaba Avianca, y en innumerables sitios de la ciudad.

El representante de la Mancha Amarilla, manifestó que para atender la gran demanda de pasajeros y resolver el ineficiente servicio de transporte en la ciudad y, al mismo tiempo, acabar con la piratería, debe permitirse el transporte colectivo en taxis debidamente registrados, teniendo en cuenta que son los que tienen el estatus y autorización para el servicio público y pagan impuestos.

Mesas de trabajo

Entre tanto, el secretario de Movilidad de Cali, William Vallejo, advirtió que las
decisiones que se tomen en las mesas de trabajo y concertación que se harán con sectores informales que vienen prestando un servicio de transporte, como mototaxistas, gualas y aún carretillas, deben estar amparadas dentro del marco de la ley, pero mientras tanto se hace un control a la circulación estos vehículos.

Agregó el titular de movilidad que se esperan decisiones concretas para resolver el problema con los carretilleros, las mototaxis, bicitaxis y gualas en las reuniones, porque el interés de la
administración municipal que preside Jorge Iván Ospina es brindar las soluciones.

En las mesas de trabajo participa Tránsito conjuntamente con las secretarías de Gobierno, Paz y Justicia, con los representantes de estos sectores.

Aseguró que como autoridad de tránsito mantiene los controles y operativos de estas modalidades de transporte informal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *