La Nación, condenada por secuestro de los diputados

Después de trece años del sacrificio en cautiverio de 10 de los 11 diputados secuestrados por las Farc en la Asamblea del Valle, el Consejo de Estado emitió un fallo en el que le ordena a la Nación indemnizar a sus familiares, con más de 23 mil millones de pesos y pedir perdón público por ese holocausto.

El alto tribunal consideró que las autoridades tenían conocimiento de las amenazas que había en contra de los diputados y, pese a ello, no brindaron la seguridad necesaria y oportuna que requerían.

“Estaba plenamente demostrada la falla del servicio de vigilancia por parte de la administración”, destacó Héctor Alonso Carvajal, abogado de las víctimas.

Con esa consideración, el Consejo de Estado condenó a la Nación como responsable y no solo le ordenó pagar la millonaria indemnización, sino también la conminó a realizar un monumento en
el interior de la Asamblea del Valle, en homenaje a las víctimas, y un acto público de aceptación de responsabilidad y petición de perdón.

En uno de sus apartes, la sentencia determina “condenar a la Nación – Ministerio de Defensa – Policía Nacional a pagar la suma de $23.004.340.598 a los integrantes del grupo presentes en
este proceso y a los que se integren con posterioridad dentro de la oportunidad legal”.

De esta manera, el Consejo de Estado revocó la decisión del Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, que había negado la indemnización a todos los familiares de los 11 diputados, 10 de
ellos asesinados por las Farc.

Hablan familiares

Los familiares recibieron con beneplácito el fallo. El congresista Jhon Jairo, Hoyos, hijo de uno de los diputados inmolados, dijo que “las familias recibirán una compensación económica que no
devuelve a los familiares queridos, pero que intenta resarcir el daño causado.

A ellos (las Farc) les ofrecemos perdón y damos este perdón por la paz y la tolerancia en Colombia, para que más familias no pasen por este dolor de ver muertos a sus seres queridos”.

Sebastián Arizmendi, hijo de otro de los diputados, indicó que “creemos que es un acto más en el país para andar en el camino del perdón y la reconciliación”, mientras que Laura Charry (también hija de otra de las víctimas), resaltó esta decisión, pero dijo que “falta muchísimo, como la verdad; para nosotros como familiares nos parece importante que la verdad se conozca De hecho, los familiares de las víctimas insisten en conocer la verdad, porque consideran que ese es el camino para acabar con tantos años de angustia que padecieron.

En ese sentido, Sigfredo López, único diputado que logró sobrevivir al largo cautiverio ya que no estaba en el sitio al momento de la masacre, dijo que “no basta que (las Farc) se reconozcan como lo que fueron, es necesario que digan la verdad plena, íntegra, porque la verdad es la única medida de reparación que esperamos las víctimas.

Nos la jugaos por la paz, los hemos perdonado, pero esperamos que cumplan con el requisito de la verdad”.

Como se recordará, el 11 de abril de 2002, 12 diputados de la Asamblea del Valle fueron sacados de la sede de la Asamblea del Valle por guerrilleros de las Farc que se hicieron pasar por unidades del Ejército, aduciendo que había una situación de emergencia y fueron transportados en un bus hacia la zona rural de Cali.

En cautiverio duraron hasta el 28 de junio de 2007 cuando 11 de ellos fueron asesinados en medio de un operativo de la Fuerza Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *